¿Has pedido antes de las 15:30? Enviado hoy. Envío gratis a partir de 50 € Devoluciones gratis en un plazo de 30 días
Cuchillos de cocina &
utensilios de corte
Sartenes &
baterías de cocina
Afilado &
mantenimiento
Navajas &
multiherramientas
Linternas
& pilas
Prismáticos
& scopes
Al aire libre
& equipo
NovedadesOfertas
& descuentos
Home Chaira de acero Wüsthof

Afilado & Mantenimiento

Chairas de acero Wüsthof

Poco a poco, todos los cuchillos acaban volviéndose romos con el uso y deben afilarse de nuevo cada cierto tiempo. Si afilas tus cuchillos de forma regular, podrás evitar tener que someterlos a largas sesiones de afilado durante más tiempo.

Puedes hacerlo con una chaira de acero. Se trata de un cilindro de acero con finas estrías longitudinales. La chaira de acero tiene que ser más larga que el cuchillo, y se usa para afilarlo, deslizando la hoja de un extremo a otro varias veces. También debe estar fabricada con un acero de mayor dureza que el del cuchillo. Por ejemplo, el acero de tipo VG10, que se suele usar para los cuchillos de cocina de alta calidad, es demasiado duro para una chaira. Si lo intentas, posiblemente no salgan bien parados ni la chaira ni el cuchillo.

¿Chaira de acero, cerámica o de diamante?

Una chaira de acero elimina las rebabas del filo. Dichas rebabas son el primer indicador de que el cuchillo está perdiendo el filo. Al principio son difíciles de ver, pero cuando las rebabas se hacen más grandes, se distinguen por un brillo en el borde. La chaira de acero elimina las rebabas más ásperas y levanta las de menor tamaño, mejorando de ese modo el filo de la hoja.

Una chaira de acero solo elimina rebabas, pero no afecta al material del cuchillo en sí mismo. Por ello, el filo del cuchillo se vuelve redondo y romo. Con un chaira de diamante o cerámica, lo que hacemos es afilar el borde, extrayendo una capa de acero del cuchillo y dando forma de V al filo. Un chaira de diamante o cerámica también es mucho más duro, lo que te permite afilar cualquier cuchillo.