Afilado: lo más básico. Afila desde cuchillos hasta hachas y tijeras.

Afilar los cuchillos es esencial. Para que sigan funcionando como es debido, hay que mantener los cuchillos afilados. Esto no se aplica únicamente a las navajas y los cuchillos de cocina, sino también a otros productos afilados como tijeras, hachas, cinceles y muchos más. Teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos se trata de productos valiosos que hay que afilar, los conocimientos necesarios no están de más antes de empezar a afilar. Con la ayuda de las cinco famosas W y la gran H te contaremos todo lo que necesitas saber sobre el afilado.

La respuesta a la pregunta "¿Quién afila tu cuchillo?" es sencilla: ¡puedes hacerlo tú mismo! Muchos dudan un poco, pero no es necesario. El hecho de que haya afiladores de cuchillos que ofrezcan sus servicios como "profesionales", no significa que vayan a afilar mejor tus cuchillos. En muchos casos, únicamente alcanzan el afilado de fábrica, que sigue sin ser todo lo afilado que podría estar el cuchillo. Con las herramientas de afilado adecuadas y un poco de práctica, tú mismo puedes convertirte en un experto.

Las ventajas de afilar tú mismo

Afilar tú mismo tus cuchillos, tijeras, cinceles, hachas y demás tiene un par de ventajas importantes.

¡Afilar los cuchillos uno mismo es divertido!

Aunque siempre se trata de los resultados, afilar es algo divertido. Mientras que a algunos les gusta cocinar, hay otros que disfrutan afilando sus cuchillos de cocina. Es una sensación increíble utilizar un cuchillo que has afilado tú mismo.

Conoce tu cuchillo

Especialmente los propietarios de navajas son verdaderos entusiastas, ya que tienen una conexión especial con su cuchillo. Pero también podemos imaginar que con un impresionante cuchillo de chef japonés o esa hacha de talar increíblemente fuerte y robusta se puede experimentar lo mismo. Al afilar tu propia herramienta llegas a conocerla aún mejor. Descubrirás el carácter específico de tu cuchillo, conocerás la forma del filo y lo duro o blando que es el acero. Si afilas tu cuchillo tú mismo, empezarás a considerarlo realmente como un compañero.

Ahorra dinero

Por supuesto: comprar un buen material de afilado requiere una pequeña inversión. ¿Pero qué me dices del envío de tus cuchillos a un taller de afilado? Eso es aún más caro. Con un juego completo de piedras de afilar o un buen sistema de afilado se puede trabajar durante años. Además, puedes utilizarlos para afilar todos tus cuchillos, mientras que si los envías a una tienda de afilado pagas por cuchillo. A la larga, afilarlos tú mismo es mucho más barato que cuando los mandas a afilar.

Las desventajas de mandar a afilar los cuchillos

De hecho, es relativamente caro hacer afilar los cuchillos por un "profesional". Además, hay un par de desventajas clave.

Pasar la noche

Cuando haces afilar tus cuchillos sabes que no podrás utilizarlos durante un par de días o incluso una semana o más. Poco práctico, sobre todo si significa que tienes que cortar la carne con un cuchillo de pelar o que no puedes usar la chimenea porque tu hacha se está tomando un descanso. Y el verdadero entusiasta de las navajas odiaría tener que despedirse temporalmente de su favorita. Es como enviar a tus hijos a un campamento sin saber si volverán y cuándo...

Afilado eléctrico

La mayoría de los afiladores de cuchillos utilizan máquinas de afilar eléctricas o ruedas de afilar. La razón es obvia: funciona mucho más rápido. Sin embargo, no es tan bueno para la vida de tu cuchillo. Con un sistema de afilado tu cuchillo nunca estará tan afilado como cuando lo afilas con piedras de agua japonesas (si se utilizan correctamente). Además, un afilador eléctrico quita mucho más acero del necesario. Tus cuchillos se afinarán más rápidamente y necesitarán ser afilados más a menudo, ya que también se vuelven más romos con mayor rapidez. Además, el acero suele calentarse demasiado cuando se afila con una rueda de afilar, lo que podría debilitarlo y hacerlo propenso a doblarse.

La pregunta del qué se puede dividir en dos componentes: ¿qué es el afilado y qué se puede afilar? Las discutiremos por separado.

¿Qué es el afilado?

Seguro que no hace falta que te digamos que cuando afilas haces que el filo de un producto sea más afilado. ¿Pero qué significa esto exactamente? ¿Y cuál es la diferencia entre afilar y pulir?

¿Por qué no empezamos por esto último? Probablemente muchos tengan una chaira de acero por ahí. Cuando se pule el cuchillo se dobla el filo hacia atrás. Al fin y al cabo, cuando se utiliza con frecuencia un cuchillo surge una rebaba: una curvatura del filo que no es visible a simple vista. Al pulir el cuchillo, se alinean las partículas metálicas microscópicas dobladas. Empujas el filo hacia atrás en una línea recta.

Con una chaira de acero no se quita ningún material y eso es exactamente lo que ocurrirá cuando empieces a afilar. A la larga, la parte afilada del filo se desgastará, esto es inevitable. Al afilar el acero en ambos lados de la hoja se crea un nuevo filo.

El ángulo que utilices determina el grado de afilado del filo. Pero hay que tener cuidado: un ángulo de afilado menor (por lo tanto, un filo más afilado) también hará que tu cuchillo sea mucho más vulnerable, lo que significa que hay que afilarlo más a menudo. Los cuchillos japoneses deben afilarse con un ángulo de 15 grados, los occidentales con un ángulo de afilado de 20 grados.

¿Qué puedes afilar?

En resumen, cualquier producto dotado de una hoja puede ser afilado. Así que todos los "objetos con hojas". En la mayoría de los casos podrás afilarla tú mismo, aunque el grado de dificultad varía según el tipo de producto. Los objetos de afilado más evidentes son los cuchillos, en todas sus diferentes formas. Hay, por ejemplo, navajas, cuchillos fijos, cuchillos de cocina, cuchillos dentados, cuchillos de supervivencia, cuchillos de bushcraft y muchos más.

Sin embargo, también hay herramientas que se pueden afilar y que quizás no son tan obvias. Hay, por ejemplo, muchos que compran un nuevo par de tijeras cuando ya no pueden cortar el papel. No obstante, puedes incluso afilar las tijeras para asegurarte de que estarán igual de afiladas que cuando las sacaste de la caja. ¿Y qué hay de las herramientas como cinceles, hachas e incluso sierras dentadas? ¿O estás empezando a notar que tu cortacésped tiene algún problema? Incluso los cuchillos de este aparato se pueden afilar con una lima. En invierno nos encanta patinar, pero, por supuesto, siempre con patines afilados por nosotros mismos.

¿Cómo se afila un hacha?

¿Cuál es la mejor manera de afilar un hacha? Una buena pregunta que nos encanta responder. Al fin y al cabo, sabemos algunas cosas sobre el afilado de hachas y, por tanto, podemos ayudarte.

El lugar de afilado depende de lo que quieras afilar y del método que quieras utilizar.

En casa

Si quieres afilar tus navajas o cuchillos de cocina en una piedra de afilar, puedes hacerlo fácilmente en la encimera o en la mesa de la cocina. Si lo haces, asegúrate de poner una toalla debajo para absorber el agua y los residuos del afilado. Muchos también tienen un afilador eléctrico en la encimera, listo para afilar rápidamente un cuchillo de chef antes de usarlo. Lo mismo se aplica a tu afilador de arrastre, chaira o chaira de acero de tu cajón de cocina o bloque de cuchillos.

En el cobertizo

En otros casos es mejor elegir el banco de trabajo en tu cobertizo. Si, por ejemplo, tienes un sistema de afilado guiado que no quieres montar y desmontar cada vez que lo usas, el cobertizo será más fácil, ya que tendrás mucho más espacio. Y a veces la herramienta que necesita ser afilada también te obliga a usar tu cobertizo. Para afilar un hacha, por ejemplo, o un cuchillo para cortar el césped se necesita un tornillo de banco. Esto se debe a que se utilizan ambas manos mientras se afila y el hacha o el cuchillo deben estar firmemente sujetos.

En la naturaleza

Los entusiastas del bushcraft y la supervivencia que utilizan su cuchillo en la carretera en las circunstancias más extremas notarán que su cuchillo se desafila con relativa rapidez. En tales situaciones, querrás ser capaz de afilar tu cuchillo en el camino, porque cortar con un cuchillo sin filo es increíblemente impráctico e incluso peligroso. Un cuchillo afilado para exteriores es más fácil de usar y funciona mucho más rápido.

Las navajas y las hachas pueden afilarse y mantenerse de muchas maneras diferentes. Hay piedras de afilar de bolsillo que son tan pequeñas que puedes llevarlas fácilmente en el bolsillo. También hay varios afiladores de arrastre para el camino, a menudo con múltiples fases de afilado. Y qué decir de las varillas de afilado pequeñas y tácticas que se pueden utilizar para afilar tanto los filos lisos como los dentados. Con un asentador de cuero les das el último toque final.

Cómo afilar un cuchillo en el campo

Durante una excursión en la montaña o una acampada en el bosque, a menudo no se lleva una colección completa de piedras de afilar japonesas. Demasiado pesado, demasiado lío. Por eso nos encantaría contarte cómo, con unos medios mínimos y soluciones ingeniosas, puedes afilar tus cuchillos en el camino.

No podemos limitarnos a decir algo como "hay que afilar los cuchillos todos los meses". Al fin y al cabo, la frecuencia con la que hay que afilar un cuchillo viene determinada por la frecuencia con la que se utiliza y el modo en que se maneja. Lo único que sabemos con certeza -y sí, esto suena ligeramente obvio- es que hay que afilar los cuchillos a tiempo. Sin embargo, aunque parezca obvio, hay muchos que esperan demasiado tiempo antes de empezar a afilar. Y es que, cuando se tiene un cuchillo sin filo, se llega demasiado tarde.

El mantenimiento regular es la clave

Es muy importante realizar un mantenimiento regular de tus cuchillos o de cualquier otro producto que necesite ser afilado. Es mejor afilar un cuchillo relativamente afilado que esperar a que esté tan desafilado que ya no puedas utilizarlo propiamente. Si esto sucede, concretamente hay que restaurar primero el pliegue, la parte inferior del cuchillo donde termina el filo. Cuando el cuchillo está muy desafilado ya no se puede hablar de filo, lo que significa que hay que crear uno nuevo. Como resultado, tienes que eliminar mucho más material que cuando únicamente tienes que afilar ligeramente tu cuchillo. Si siempre esperas a que tu cuchillo esté realmente desafilado, esto afectará definitivamente a la vida de tu cuchillo. Además, el afilado requerirá mucho más esfuerzo y tiempo.

Test de afilado

En general, al cortar notarás que tu cuchillo no está tan afilado como antes. Necesitas aplicar mucha más presión y tu brazo se cansará mucho más rápido. Para comprobar objetivamente el grado de afilado se suele utilizar la prueba del papel. Coloca tu cuchillo en un ángulo de 45 grados sobre el borde de un trozo de papel e intenta cortarlo. Si tienes problemas para hacerlo, ya sabes lo suficiente. Un cuchillo afilado debería poder cortar fácilmente las tiras de papel.

¿Por qué hay que afilar? Porque con el tiempo tus cuchillos se volverán romos. Cada movimiento de corte que realices afectará, en cierta medida, al filo de tu cuchillo. Nada nuevo, se podría decir. Sin embargo, la pregunta más interesante es la siguiente: ¿por qué son malos los cuchillos sin filo?

¿Por qué hacer las cosas de la forma difícil?

En primer lugar, porque es mucho más fácil utilizar un cuchillo afilado. Prueba a cortar un tomate o una cebolla con un cuchillo de pelar sin filo. Rápidamente notarás que el cuchillo se desliza. Además, cortar con un cuchillo sin filo es mucho más cansado que usar un cuchillo afilado. Se necesita mucho más esfuerzo si no se puede cortar la carne con un simple movimiento. Además, hay mucha diferencia si tienes que golpear dos o veinte veces para cortar un árbol.

La seguridad es lo primero

Pero eso no es todo. Como hemos mencionado antes, es más seguro cortar con un cuchillo afilado que con uno sin filo. Suena extraño, pero puede explicarse fácilmente. Cuando empiezas a notar que ya no vas a poder cortar las verduras, te inclinas a aplicar más presión y a hacer movimientos incontrolados. Volvamos a poner el inocente ejemplo del tomate: lo más probable es que con un cuchillo sin filo te resbale en lugar de cortar. Al aplicar más presión, el corte será aún más profundo. Un corte bonito y uniforme, causado por un cuchillo afilado, sanará más rápido que uno que haya sido causado por un cuchillo sin filo.

Prolonga la vida

También se ha mencionado antes: Si afilas tu cuchillo a tiempo también alargarás su vida útil. Cuando se espera demasiado tiempo, es necesario eliminar una cantidad innecesaria de acero y, en el caso de tipos de acero inferiores, el afilado incluso dejará de ser una opción. El resultado es que tienes que tirar tu cuchillo (lo bueno es que probablemente no era caro). Por ello, hay que cuidar bien el cuchillo, guardarlo en un bloque de cuchillos o protegerlo con un protector de cuchillos, utilizar tablas de cortar de madera o plástico y -excepto cuando se utiliza un hacha- no cortar.

La última razón, sí una vez más: ¡afilar es muy divertido!

La pregunta más extensa para responder: ¿cómo se afilan los cuchillos? O, en términos más generales, ya que hay muchos otros productos que se pueden afilar: ¿cómo se afila?

Existen diferentes métodos de afilado. El afilado con piedras de amolar es, con diferencia, el que más atención requiere. En este artículo le contaremos más sobre ello. Otros métodos de afilado incluyen el afilado con una chaira, con un afilador de arrastre, una lima, un sistema de afilado o una afiladora eléctrica.

Métodos de afilado

El "cómo" puede dividirse en dos etapas. En primer lugar, debes determinar qué método de afilado o qué material utilizarás para afilar tu cuchillo, hacha, tijera, cincel, patín o lo que quieras afilar. Esto lo determinas tú mismo en parte, pero el objeto que hay que afilar también juega un papel importante. Puedes utilizar fácilmente un afilador de arrastre para afilar rápidamente una navaja o un cuchillo de cocina, pero no para afilar un cincel o unas tijeras. Cada herramienta de afilado tendrá sus pros y sus contras, por lo que es ideal para afilar cuchillos específicos u otros productos para cortar y picar.

¿Cuál es tu objetivo?

El objetivo también es esencial. Mientras que para algunos es muy importante que los cuchillos estén bien afilados, hay otros que simplemente quieren afilar rápidamente sus cuchillos para poder volver a utilizarlos. Algunos están dispuestos a gastar mucho dinero en el sistema de afilado más avanzado, mientras que otros únicamente quieren gastar un poco de dinero en un afilador de arrastre o en una chaira.

Afilado en piedras de amolar

El afilado en piedras de amolar (o piedras de afilar, son lo mismo) es el método clásico, que sigue dando los mejores resultados. Pero solo si lo haces bien, ya que también es el método de afilado que más tiempo requiere para adquirir destreza.

¿Estás buscando específicamente información sobre, por ejemplo, qué abrasivo de afilado utilizar, qué tamaño de grano necesitarás o qué ángulo de afilado debes mantener? Si es así, continúa a través del menú que aparece a continuación.

Afilado en piedras de afilar

Las piedras de afilar están compuestas por una combinación de granos de afilado y un aglutinante, unidos o no a una placa de aluminio o acero. Los granos de afilado hacen el trabajo a medida que se mueve el cuchillo sobre ellos. Los granos son afilados y angulosos, hechos de un material mucho más fuerte que el acero. No es tan sorprendente porque si fuera al revés estarías quitando material de la piedra con el cuchillo.

Abrasivo

El óxido de aluminio, el carburo de silicio o la cerámica se utilizan a menudo como abrasivos. La mayoría de las veces se utilizan piedras de afilar de diamante para afilar tipos de acero duros. Como eliminan bastante material, no pueden utilizarse para pulir los cuchillos. Las piedras de afilar de diamante son las más duras que se pueden utilizar. Una ventaja importante del diamante es que dura toda la vida porque no se desgasta.

La mayoría de los otros materiales mencionados sí se desgastan. Al mover el cuchillo sobre la piedra, los pequeños granos se desprenden creando una nueva capa de afilado. Por eso también, cuando se afila con piedras de afilar, hay que utilizar toda la piedra, para asegurarse de que se desgasta uniformemente. Si no lo haces y utilizas únicamente la parte central de la piedra, ésta se volverá hueca, lo que afectará a tus resultados de afilado. Si esto ocurre, deberás lapear tu piedra de afilar con una piedra de diamante o una piedra de lapear especial.

Por supuesto, también hay piedras de afilar naturales, como las piedras belgas que se extraen en las Ardenas belgas y la colección Arkansas de Skerper, procedente de las montañas con el mismo nombre en Estados Unidos. El afilado en piedras naturales es ligeramente diferente al afilado en piedras de fábrica. Puedes leer más sobre esta técnica en el siguiente artículo.

Afilado con una piedra de afilar Coticule

Afilar un cuchillo en una piedra de afilar es algo a lo que hay que acostumbrarse, y algo que hay que practicar. Hemos escrito bastante sobre las piedras de afilar japonesas. Sin embargo, no es lo mismo afilar tus cuchillos en una piedra de afilar Coticule que en otras piedras. Es algo de lo que nos encantaría hablarte.

Usando el agua

También es bueno saber que para la mayoría de las piedras de afilar se necesita agua. Únicamente con las piedras de afilar de diamante esto tiene poco valor añadido porque no se desgastan. Sin embargo, para otros tipos de piedras de afilar, como las piedras de agua japonesas, se aplica que hay que mojarlas mientras se afilan o que hay que sumergirlas en agua para asegurarse de que absorben la mayor parte. Por lo menos tienen que estar tan húmedas que mientras se afilan haya una capa de agua en la superficie. Esto asegura que las partículas de metal removidas y cualquier grano que se haya desprendido serán eliminados y no se asentarán en la piedra. Cualquier partícula que quede atrás puede dejar desagradables rasguños en la hoja y no tener ningún efecto abrasivo.

Determinar el tamaño del grano

Antes de empezar a afilar es clave determinar qué piedra de afilar necesitas. Esto significa: qué tamaño de grano. El tamaño del grano determina la dureza/finalidad de tu piedra de afilar. Un tamaño de grano bajo (entre 100 y 400) significa que se trata de una piedra de afilar gruesa, un tamaño de grano alto (1000 y más) significa que se trata de una piedra de afilar fina.

El filo de la hoja determina el grano con el que se empieza. Se aplica lo siguiente: cuanto más romo sea el cuchillo, menor será el tamaño del grano (y eso significa: más grueso será el grano). Casi siempre necesitarás dos piedras de afilar (o una piedra de afilar combinada con dos caras de afilado diferentes). Si tu cuchillo está todavía relativamente afilado, puedes empezar a afilarlo con una piedra de 1000 y continuar con una de 3000 para terminar con una hoja afilada. Sin embargo, si tu cuchillo está tan desafilado que ni siquiera corta el papel, debes empezar con una piedra de 240, y luego continuar con una de 600, 1000 y 3000. Hay piedras que tienen un tamaño de grano de 30.000 para que puedas continuar hasta donde quieras. De todas formas, creemos que a partir del grano 8000 ya no se notará la diferencia, lo que significa que lo mejor es asentar el cuchillo con un asentador de cuero para conseguir un filo perfectamente pulido.

¿Tienes problemas para determinar el tamaño de grano con el que debes empezar? Por qué no echas un vistazo al vídeo que aparece a continuación, donde te damos un par de consejos prácticos para comprobar el afilado de tu cuchillo.

Afilado con piedras de amolar: la técnica

¿Sabes qué piedras de afilar vas a necesitar? Si es así, es hora de empezar a afilar. Ya lo hemos dicho antes: afilar con piedras de afilar puede ser de lo más difícil, pero te deja los mejores resultados si lo haces bien. ¡Y con un poco de práctica cualquiera puede hacerlo bien! Sin embargo, te aconsejamos que no empieces con tu costoso cuchillo de chef o navaja si nunca has utilizado piedras de afilar. Utiliza un cuchillo barato o viejo y úsalo para practicar primero.

El uso de la piedra es algo que podemos describir hasta el último detalle, pero también podemos imaginar que podría ser un poco más fácil de entender con un poco de apoyo visual. Por ello, indicaremos los aspectos más importantes a los que hay que prestar atención. Para obtener instrucciones detalladas, te aconsejamos que veas el vídeo que aparece a continuación.

Determinación del ángulo de afilado.

El ángulo de afilado, por determinar, es muy importante. Se trata del ángulo entre la piedra de afilar y el filo del cuchillo que se quiere afilar. Cuanto más pequeño sea el ángulo, más afilado será el filo, pero también más frágil. Los cuchillos japoneses deben afilarse con un ángulo de 15 grados, para otros cuchillos se puede utilizar un ángulo de 20 grados.

Para determinar el ángulo de afilado, lo mejor es colocar primero el cuchillo en ángulo recto sobre la piedra de afilar. No apliques ninguna presión, ya que dañarías el filo. Ahora se trata de un ángulo de 90 grados. Si tomas la mitad de este ángulo dos veces, te quedará un ángulo de 22,5 grados, casi suficiente para afilar la mayoría de los cuchillos occidentales. Si tienes problemas para mantener el ángulo correcto mientras afilas, lo cual, sobre todo al principio, es muy comprensible, las guías de afilado pueden ser la solución perfecta. Estas guías se fijan en el lomo de la hoja que se está afilando para asegurarse de que la distancia entre la hoja y la piedra de afilar sigue siendo la misma.

El uso de las guías de afilado

Las guías de afilado de Minosharp tienen un acabado de plástico en su interior. Sin embargo, ocasionalmente recibimos preguntas de clientes que tienen pequeños rasguños en la hoja después de usar las guías. De hecho, estas manchas no son rasguños, sino más bien un efecto de pulido del plástico sobre el acero.

Para comprobar si ha seleccionado el ángulo correcto, puedes marcar el filo con un rotulador resistente al agua. Si el ángulo es el adecuado, afilará las marcas. ¿Queda alguna marca? Si es así sabes que esa pieza nunca tocó la piedra de afilar. Basándote en este conocimiento puedes ajustar el ángulo.

Utilizar toda la piedra de afilar

Si has encontrado el ángulo correcto, puedes empezar a afilar. Al afilar, debes utilizar toda la longitud de la piedra de afilar y el filo durante cada movimiento. Esto significa que se empieza a afilar por un lado de la piedra de afilar desde el talón del cuchillo y se termina por el otro lado de la piedra en la punta. Tira del cuchillo hacia ti mientras lo mueves por toda la longitud de la piedra de afilar.

Atención: ¡no hay que aplicar ninguna presión! El material de la piedra de afilar debe hacer todo el trabajo, no tú. Si presionas demasiado podrías dañar el filo en lugar de hacerlo más afilado. Además, podrías cortar en la piedra, lo que podría ahuecar la superficie de afilado. También se afila siempre "lejos del filo", en lugar de hacia el filo.

Afilar hasta notar una rebaba

Repite este movimiento de afilado hasta que notes una rebaba en el otro lado del filo. Se trata de una ligera curvatura en el filo que no es visible a simple vista. Cuando sientas esta rebaba, puedes empezar a afilar por el otro lado del filo, donde ha surgido la rebaba. Lo haces mientras salga una rebaba en el otro lado, el que afilaste primero. Esta es la señal de que puedes cambiar a una piedra de afilar más fina.

Ahora se hace lo mismo con la piedra de afilar más fina. A medida que las piedras se vuelvan más finas, notarás que apenas sentirás o ya no sentirás la rebaba. Utilizando de vez en cuando la prueba del papel puedes comprobar si tu cuchillo está más afilado.

El toque final: el asentamiento

Cuando hayas terminado de usar la piedra de afilar más fina, puedes empezar a asentar para el toque final. Puede sonar un poco improbable, pero al mover el filo sobre una correa de cuero tu cuchillo se volverá aún más afilado. Además, hará que tu cuchillo brille, algo que llamamos "filo de espejo". Para obtener un resultado óptimo, se debe frotar el compuesto asentador o la pasta de diamante sobre el asentador. Algunos asentadores de cuero están "precargados": ya mejorados con dicha capa.

¿Qué es el asentamiento?

Pulir el filo de un cuchillo afilado se llama asentar. Por lo general, esto se hace en una correa de cuero, aplicada sobre todo a una superficie dura. El asentamiento elimina las últimas imperfecciones del corte. Con un afilado aún mayor como resultado. También tiene un objetivo estético: el asentado hace que el corte brille como un espejo. Esto también se llama "filo de espejo". Es una técnica que mucha gente asocia con las cuchillas clásicas, pero los cuchillos de exterior, las navajas y los cuchillos de cocina también se benefician del asentamiento.

Afilar con una chaira

Utilizar una chaira es relativamente fácil. En este artículo encontrarás más información.

Afilado con un afilador de arrastre

El afilador de arrastre es el instrumento de afilado más sencillo que existe. Se puede encontrar en muchos cajones de la cocina y se utiliza sobre todo para afilar cuchillos de cocina. Los productos con hojas más gruesas, como cuchillas, hachas, cinceles y productos que se afilan por un lado, como las tijeras, no pueden afilarse con un afilador de arrastre. Lo mismo ocurre con los cuchillos fabricados con un tipo de acero muy duro. Algunos afiladores de arrastre necesitan llenarse de agua (también se llaman afiladores de agua), otros pueden utilizarse en seco.

Afiladores puestos a prueba

¿Qué afilador de arrastre te dará los resultados más afilados? Para saber más, hemos probado un par de modelos conocidos. Un modelo destacó sin duda alguna.

La principal ventaja de un afilador de arrastre (a menudo también llamado afilador de cuchillos) es que el ángulo ya está determinado por ti. Por lo tanto, siempre afilarás utilizando el ángulo correcto. O bien: siempre afilarás desde el mismo ángulo. Esto también significa que un cuchillo de chef japonés que se haya sido afilado originalmente con un ángulo de 15 grados, nunca podrá estar tan afilado como antes porque un afilador de arrastre podría, por ejemplo, tener un ángulo de afilado fijo de 20 grados.

Además de que un afilador de arrastre es increíblemente fácil de usar -se tira del cuchillo desde la base hasta la punta a través de las ranuras-, el afilado también es rápido. Hay afiladores con una sola ranura, pero la mayoría tienen dos o tres, mejoradas con, por ejemplo, dos piedras de cerámica y una piedra de diamante para empezar. Pásalas por las ranuras unas diez veces y tu cuchillo podrá volver a utilizarse. Sin embargo, nunca estarán tan afilados como cuando se utiliza una piedra de afilar o incluso una chaira. Además, con un afilador de cuchillos únicamente se afila el filo y no se puede hacer más fino el cuchillo.

El vídeo que aparece a continuación muestra el uso de un afilador de arrastre Skerper Basic.

Afilar con una lima

La lima se utiliza para las tareas de afilado más gruesas, en las que la precisión no es tan importante. Se utilizan, por ejemplo, para pre-afilar las hachas desafiladas y las cuchillas de los cortacéspedes. Otras herramientas de jardinería robustas, como las tijeras de podar (eléctricas), suelen afilarse con una lima.

Aquí es clave darse cuenta de que hay diferentes tipos de limas. Hay limas triangulares que, por ejemplo, pueden ser prácticas para afilar filos dentados. Al fin y al cabo, con una lima triangular se puede llegar más lejos entre los dentados. Las limas planas, en cambio, son más adecuadas para afilar hachas y cuchillas de cortadoras de césped. Y una lima semicircular podría utilizarse, por ejemplo, para eliminar las rebabas.

Afilado con un sistema de afilado guiado

Los sistemas de afilado guiados -a menudo llamados sistemas de afilado- son instrumentos de afilado avanzados en los que puedes fijar tu cuchillo. Algunos sistemas utilizan varillas de afilado o piedras de afilar montadas en varillas de guía que se mueven junto al filo en un movimiento fijo. Otros sistemas te permiten fijar las varillas de afilado en un ángulo específico y luego mover tu cuchillo junto a ellas.

Dado que aseguras el cuchillo y/o determinas el ángulo de antemano, un sistema de afilado garantizará que el afilado sea estructurado. Siempre utilizarás el mismo ángulo de afilado que durante tu anterior tarea de afilado, así te asegurarás de que tu cuchillo quede igual de afilado. Esta es una ventaja sobre las piedras de afilar o las chairas, en las que siempre hay que adivinar el ángulo de afilado correcto.

Aparte de eso, no hay mucho más que podamos decir sobre los sistemas de afilado en general. Al fin y al cabo, cada marca tiene sus propias ideas sobre el mejor funcionamiento de un sistema, lo que también da lugar a la aparición de nuevos mecanismos. Los sistemas de afilado más famosos proceden de Estados Unidos. Aquí puedes encontrar grandes marcas como Edge Pro, Lansky, Spyderco y Wicked Edge. La novedad es la empresa rusa TSProf, que ha desarrollado un sistema de afilado que es robusto y a la vez increíblemente refinado.

Afilar con un afilador eléctrico

Al igual que los sistemas de afilado guiados, existen afiladoras eléctricas de muchas formas y tamaños. Hay máquinas que se pueden comparar con un afilador de arrastre, pero son mecánicas. Chef's Choice, en particular, es un experto en el desarrollo de este tipo de máquinas. No hay una forma más rápida de afilar tus herramientas y es increíblemente sencillo. Las máquinas comparables son las de la colección Culinary producidas por Work Sharp.

Otras máquinas de afilar son más parecidas a una muela o a una lijadora de banda. Por ejemplo, el afilador múltiple Work Sharp y el afilador de cuchillos y herramientas de la misma marca estadounidense. Estos dispositivos se utilizan sujetándolos en la mano y asegurando el cuchillo en una pinza. En ese sentido son diferentes de, por ejemplo, las máquinas Chef's Choice, en las que el cuchillo se mueve mientras se afila.

Un tercer tipo de afiladora eléctrica puede compararse con el dispositivo que muchos tienen en su cobertizo. Una máquina con uno o dos discos de afilado giratorios, a menudo con dos tamaños de grano diferentes. Las máquinas suecas Tormek, por ejemplo.

Las afiladoras eléctricas pueden utilizarse para afilar cuchillos. En particular, las versiones de arrastre son perfectas para este propósito. Con algunas máquinas, como la Work Sharp Culinary E5, también puedes afilar tijeras. Las máquinas más gruesas con bandas de afilado o piedras giratorias también pueden utilizarse para afilar herramientas más grandes y pesadas, como hachas, cinceles y las cuchillas de tu cortacésped. Esto suele ser más rápido que cuando se utilizan piedras de afilar, aunque las piedras permiten afilar con más precisión. Pero en ambos casos se aplica lo siguiente: la práctica hace la perfección.

Para resumir

En resumen: hay muchos métodos de afilado diferentes. Aunque algunos son ideales para afilar cuchillos, hay otros que se pueden utilizar para afilar casi cualquier tipo de herramienta de corte o picado. Si nos ceñimos a los cuchillos, es importante darse cuenta de que el objetivo determina el material que se debe utilizar.

¿Buscas cuchillos bien afilados y no te importa que eso te quite un poco de tiempo? Si es así, opta por las piedras de amolar o quizás por un sistema de afilado guiado. Si quieres afilar rápidamente tus cuchillos, una afiladora eléctrica (de arrastre) es probablemente la mejor manera de hacerlo. ¿Y estás buscando un afilador para mantener tus cuchillos a diario que no sea demasiado caro? Si es así, utiliza un afilador de arrastre o una chaira.

¿Tienes alguna pregunta, comentario o sugerencia después de leer este artículo? No dudes en compartirlas. A pesar de que hemos reunido muchos conocimientos sobre el afilado, seguimos aceptando consejos y sugerencias. Y, por supuesto, nos encanta ayudarte a seleccionar la herramienta de afilado adecuada.

Temas relacionados
Envío
dhl
Métodos de pago
payment-visa
payment-mastercard
payment-paypal
payment-sofortueberweisung
ESEspaña