Tienes un navegador web muy anticuado. Es posible que el sitio web no funcione correctamente.

¿Cómo se afila un hacha?

¿Cuál es la mejor manera de afilar un hacha? Una buena pregunta que nos encanta responder. Al fin y al cabo, sabemos un par de cosas sobre el afilado de hachas y, por tanto, podemos ayudarte.

Un hacha desafilada es peligrosa. Notarás que aplicas más fuerza, haces movimientos incontrolados y no hace falta que te expliquemos cuáles pueden ser las consecuencias. Con un hacha bien afilada no te resbalarás y podrás cortar basándote en la técnica y no en la fuerza bruta. Mucho más seguro y menos agotador.

Además de mantener el mango también es importante asegurarse de que el filo se mantiene afilado. La mayoría de las veces utilizamos piedras de afilar para afilar las hachas. En este artículo te contamos cómo afilar un hacha dañada o desafilada, cómo afilar un hacha que aún está en buen estado y, evidentemente, te contamos todo sobre la postura correcta al afilar un hacha.

Afilado grueso

Cuando decimos afilado grueso nos referimos a la reparación de un filo dañado. ¿El filo contiene cortes? Si es así, entra en la categoría de "afilado grueso". Para afilar tu hacha necesitas una lima o una piedra de afilar gruesa (recubierta de diamante). Cuanto más grueso sea el grano, más gruesa será la piedra y más material eliminará. No utilices una piedra de amolar porque puede calentar el acero hasta tal punto que puede afectar a la dureza del mismo. Una piedra de afilar recubierta de diamante elimina más material que una piedra de afilar de cerámica y, por lo tanto, es estupenda a la hora de reparar un hacha dañada. Pero, ¿es necesario afilar un hacha dañada?

¿El filo está astillado? No te preocupes, no tienes que deshacerte inmediatamente del hacha. Puedes afilar la viruta o dejarla tal cual. Si la dejas, la viruta se desgastará lentamente a medida que uses y afiles el hacha. También puedes eliminar la viruta con una piedra de afilar (extra) gruesa recubierta de diamante. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se elimina bastante material al hacerlo.

Afilado fino

Cuando decimos "afilado fino" nos referimos a afilar un filo relativamente afilado o no dañado. Hay dos afilados que se utilizan a menudo en las hachas. Un afilado convexo o escandinavo. Un filo convexo puede soportar bastante porque hay más masa directamente detrás del filo. Sin embargo, hay que acostumbrarse a afilar porque no se utiliza un ángulo fijo.

Un hacha con afilado escandinavo es más afilada, pero menos fuerte. Por ello, este afilado es más adecuado para las hachas de talla o de mano. Afilar un filo scandi es más fácil porque se utiliza un ángulo fijo.

Afilado de las hachas

El filo de un hacha de corte es recto y no está dañado, pero no tiene por qué estar afilado. Un hacha de tala debe estar afilada para ser funcional. Un hacha de viaje tiene que estar muy afilada para quitar mucho material. Un hacha para tallar tiene que estar muy afilada.

Mantenimiento de la cabeza del hacha

La cabeza del hacha no requiere mucho mantenimiento. Seca adecuadamente la cabeza después de su uso. La madera fresca es húmeda y la de roble, por ejemplo, también contiene ácidos tánicos. Por ello, no solo te molestará el óxido, sino también otras manchas desagradables en la cabeza del hacha. Afortunadamente, siempre que te asegures de que el hacha está seca al guardarla no tendrás que preocuparte por esto. Si encuentras manchas en el filo o en el resto del cabezal no utilices una piedra de afilar. Dejará rasguños desagradables y no podrá llegar a los lugares difíciles de alcanzar. Utiliza siempre el eliminador de óxido Naniwa para eliminar estas manchas.

Postura y técnica

La postura correcta al afilar es diferente para cada persona. Además, los diferentes métodos de afilado exigen diferentes posturas. Con el Afilador de hachas KME, por ejemplo, es mejor que apoyes el hacha sobre tus muslos. Afilar un hacha a mano es más fácil si se sostiene la cabeza en la mano y se deja que el mango descanse en el cuello. De este modo, podrás ver fácilmente qué ángulo estás utilizando. Puedes hacerlo tanto de pie como sentado. El ángulo de afilado de un hacha es de aproximadamente 30 grados por lado.

Funciona mejor si haces movimientos giratorios con la piedra de afilar, como si la estuvieras limpiando. Intenta que el movimiento sea lo más pequeño posible, para asegurarte de que afilas todo el filo. De este modo, también te aseguras de que la piedra no se te resbale de la mano. Haz esto hasta que sientas una rebaba. Cuando lo hagas, cambia al otro lado del hacha.

Para determinar si afilas todo el filo (y utilizas el ángulo correcto), también puedes utilizar un marcador para delimitar el filo. ¿Todavía se ve alguna marca después de afilar el filo? Esto significa que esta parte no ha entrado en contacto con la piedra de afilar. Ajusta el ángulo y afila de nuevo para asegurarte de que también afilas esta parte del filo.

Postura y técnica

¿Prefieres afilar tu hacha en casa? No hay ningún problema. Otra opción para afilar tu hacha es asegurarla en un tornillo de banco. Como el hacha está bien sujeta, puedes utilizar ambas manos para afilarla. Así podrás mantener el ángulo de afilado correcto y guiar fácilmente el hacha. Hay un par de técnicas para garantizar que no te cortes, pero recomendamos encarecidamente utilizar guantes de trabajo al empezar a afilar el hacha.

Piedras de afilar

Para afilar un hacha se recomiendan piedras de afilar más pequeñas. Porque haces pequeños movimientos redondos y una pequeña piedra de afilar es mucho más ligera. A continuación, una serie de opciones para afilar tu hacha.

Asentar tu hacha

Por último, podrías utilizar un cinturón de cuero para asentar. Sujétala a un lado asegurándola en el tornillo de banco, por ejemplo, y sujétala al otro lado, después mueve el hacha sobre el cinturón "lejos del filo". Si movieras el filo de la navaja hacia el cinturón, lo cortarías inmediatamente. De este modo, se eliminan las últimas imperfecciones que no se ven, pero que siguen estando ahí.

Test de afilado

Para asegurarte de que el filo de tu hacha está lo suficientemente afilado, puedes colocar con cuidado el filo sobre la uña de tu pulgar en un ángulo de 45 grados. Si el hacha se desliza no está lo suficientemente afilada. También puedes probar a cortar un trozo de papel con el hacha para ver si está afilada.

Consejo:

¿Qué más te llevas cuando te embarcas en una nueva aventura con tu hacha y tu piedra de afilar? ¡Sí! ¡Un botiquín de primeros auxilios!

Afiladoras eléctricas

Evidentemente, hay muchas otras formas de afilar el hacha. Varias máquinas de afilar con cinta son perfectas para afilar hachas. Por ejemplo, el afilador Work Sharp Multi Ken Onion Edition y el afilador de cuchillos y herramientas Work Sharp Knife & Tool. El Ken Onion Edition viene con cintas de afilado con tamaños de grano 120, 220, 1000, 3000 y 6000. De este modo, primero se pueden eliminar las imperfecciones de la hoja del hacha y restaurar el pliegue, tras lo cual se utilizan las otras cintas para volver a afilar el filo. Con él puedes variar entre un ángulo de 15 grados y uno de 30 (y todos los tamaños intermedios). Perfecto, teniendo en cuenta que a menudo se utiliza un ángulo de 30 grados para las hachas.

El afilador de cuchillos y herramientas Knife & Tool tiene tres cintas de afilado diferentes: grano 80, 220 y 6000. Un poco menos de opciones, pero perfecto para los filos extremadamente romos, gracias al cinturón de grano 80. El ángulo se puede determinar a 20, 25 y 65 grados. Como tal, es un poco menos adecuado para afilar hachas que la versión Ken Onion.

¿Quieres saber más sobre el afilado en general? ¿O tienes curiosidad por saber cómo se afilan los cinceles o las tijeras? Lee todo sobre ello en nuestros info-temas.

Vídeo de afilado

Padraig Croke, del podcast Trial by Fire, explica a fondo cómo afilar un hacha en el siguiente vídeo:

Temas relacionados
Envío
dhl
Métodos de pago
payment-visa
payment-mastercard
payment-paypal
payment-sofortueberweisung
ESEspaña