Tienes un navegador web muy anticuado. Es posible que el sitio web no funcione correctamente.

¿Has pedido antes de las 18:30? Enviado hoy
Envío gratis a partir de 75 €
Devoluciones gratis en un plazo de 30 días
Nuestros clientes nos califican con 5 estrellas

¿Cómo se utiliza una piedra de afilar? Tutorial en vídeo

Afilar con una piedra de afilar no es difícil ni da miedo en absoluto. Tú también puedes hacerlo. Hemos escrito mucho sobre cómo afilar con una piedra de afilar. Sin embargo, a menudo es más fácil mostrar cómo se hace. ¡En el siguiente vídeo te mostramos cómo afilar tus cuchillos!

Preafilado

Preafilar significa dar forma al filo del cuchillo sobre una piedra de afilar gruesa. Estás eliminando pequeños daños del filo y empujándolo de nuevo al ángulo correcto. Para obtener los mejores resultados, el afilado previo es un paso importante del proceso. Si no preafilas bien, las piedras de afilar más finas serán menos eficaces y todo el proceso te llevará más tiempo. Para reparar un cuchillo desafilado, utiliza una piedra de afilar gruesa (hasta aproximadamente el tamaño de grano 600). Pasa a una piedra de afilar con un tamaño de grano más fino sólo cuando el filo se haya afilado uniformemente en toda su longitud.

Afilado

Una vez que hayas terminado de preafilar el cuchillo, es hora de utilizar una piedra de afilar más fina. Elige una piedra de afilar con un tamaño de grano superior (entre 600 y 3000). Al afilar con un tamaño de grano más alto, estás eliminando los pequeños arañazos del paso anterior. Como resultado, el filo será más liso y afilado. Sólo hay que asegurarse de que el paso a un tamaño de grano fino no sea demasiado grande. Si has utilizado una piedra de grano 180 para el primer paso, por ejemplo, entonces una piedra de grano 600 es perfecta para el siguiente paso. Y de 600 puedes pasar a 1000. Por lo general, el cuchillo está listo para su uso después del tamaño de grano 1000. Sin embargo, también puedes continuar puliendo el cuchillo. De este modo, obtendrá resultados afiladísimos.

Pulido

Pulir un cuchillo no es más que afilarlo con un grano muy fino. Al pulir tu cuchillo, ya no estás eliminando ningún material del filo del cuchillo. Simplemente estás alisando las últimas pequeñas imperfecciones, para que el filo brille como un diamante. Al pulir el filo, el cuchillo estará tan afilado que podrás usarlo para afeitarte el pelo. Puedes pulir el cuchillo con una piedra de afilar muy fina (a partir de grano 3000) o con un asentador.