Cinco consejos para utilizar con seguridad y eficacia un cuchillo de chef

Los cuchillos de chef vienen en muchas formas y tamaños diferentes y con distintos precios. Desde hojas completamente lisas hasta cuchillos con recortes en la hoja y desde unos 16 centímetros de longitud hasta más de 30. Si quieres ser como un chef profesional, encontrar el cuchillo de chef adecuado es esencial. Disponer de las herramientas adecuadas te llevará muy lejos. Pero no es suficiente, ya que un buen cuchillo sólo funciona si se controlan las técnicas de corte necesarias.

Muchos cocineros principiantes temen en cierta medida su cuchillo de chef. Lo entendemos, sobre todo porque sabemos lo afilado que puede ser un buen cuchillo. Sin embargo, si controlas tu cuchillo esto no es necesario. Prestando atención a la técnica será casi imposible cortarse. Por eso te vamos a dar cinco consejos prácticos para cortar como un auténtico profesional.

Consejo 1: el agarre correcto

Aunque no existe "la mejor manera" de sujetar un cuchillo de chef, sí hay algo que no se debe hacer. Nunca coloques el dedo índice encima de la hoja mientras la utilizas. Rápidamente te darás cuenta de que es una forma de trabajar limitada y que pronto te cansarás. Además, existe la posibilidad de que, al utilizar el cuchillo, el dedo índice se deslice y acabe debajo de la hoja. ¡Ay!

El agarre más utilizado es el llamado "agarre de martillo". Se sujeta el mango con cuatro dedos y se coloca el pulgar contra el dedo índice, en la parte delantera del mango. Una versión de esta empuñadura es el llamado "agarre de hoja", en la que los tres últimos dedos sujetan el mango mientras el pulgar y el índice se apoyan en la hoja. Para asegurarte de que no te cortas, debes mantener siempre el dedo índice doblado. Los amantes de este agarre, que es menos común que el de martillo, afirman que pueden controlar mejor el cuchillo sosteniéndolo de esa manera.

Consejo 2: utiliza ambas manos

Quizás tan importante como la mano que corta es la mano que guía. Al fin y al cabo, esta mano determina el tempo y el grosor de las rodajas. Con esta "mano libre" puedes controlar la mano que sostiene el cuchillo. Esto se hace colocando los tres dedos centrales sobre el producto que hay que cortar. Mantén las puntas de los dedos dobladas hacia dentro para asegurarte de que sólo tus nudillos entren en contacto con la hoja del cuchillo. En definitiva, con él determinas el tempo y además resulta imposible cortarse (siempre que mantengas el cuchillo recto).

Consejo 3: Mantén el contacto con la tabla de cortar

Pasemos al corte en sí. Es fundamental que tu cuchillo permanezca siempre en contacto con la tabla de cortar. No tienes que levantar el cuchillo. Después de todo, se corta con un cuchillo de chef, no se pica con él. Cuando lo utilices, debe permanecer siempre en su sitio. Sólo se mueve el producto con la mano libre.

Lo haces con el meñique y el pulgar, que mantienes detrás de los tres dedos centrales ligeramente doblados. Se coloca la punta del cuchillo sobre la tabla de cortar, frente al producto que se desea cortar. Se levanta la parte posterior del cuchillo, tras lo cual se desliza el producto por debajo del mismo. Coloca el filo sobre el producto y mantén los nudillos de la mano que te guían contra la hoja. Ahora tienes que hacer movimientos de balanceo, durante los cuales la punta del cuchillo nunca se separa de la tabla de cortar. La velocidad con la que se mueve la mano que guía hacia atrás determina la rapidez con la que se corta y el grosor de las rodajas. El siguiente vídeo explica esta técnica.

Consejo 4: sé paciente

Sí, sabemos que parecen realmente impactantes, esos chefs televisivos que se mueven rápidamente sobre una tabla de cortar. Tú también podrás hacer lo mismo después de un poco de práctica. Pero sobre todo al principio es fundamental que te tomes tu tiempo. Párate entre medias para recolocar la mano. Así obtendrás los mejores resultados y además será más seguro.

Consejo 5: utiliza un cuchillo afilado

Tal vez sea una obviedad, pero el uso de un cuchillo afilado es esencial. Al fin y al cabo, los cuchillos romos son más peligrosos que los afilados. Tendrás que aplicar más fuerza y la posibilidad de que tu cuchillo se deslice fuera del producto es mucho mayor. El resultado: te cortarás con el cuchillo, lo que te causará mucho más daño que si ocurre lo mismo y utilizas un cuchillo afilado.

Temas relacionados
Envío
dhl
Métodos de pago
payment-visa
payment-mastercard
payment-paypal
payment-sofortueberweisung
ESEspaña