¿Has pedido antes de las 15:30? Enviado hoy. Envío gratis a partir de 50 € Devoluciones gratis en un plazo de 30 días
4,8
Cuchillos de cocina &
utensilios de corte
Sartenes &
baterías de cocina
Afilado &
mantenimiento
Navajas &
multiherramientas
Linternas
& pilas
Prismáticos
& scopes
Al aire libre
& equipo
NovedadesOfertas
& descuentos

Crock-Pot: ¡la olla de cocción lenta definitiva!

Crock-pot

Los Crock-Pots son inmensamente populares en EE. UU. desde hace décadas y ahora están ganando terreno en Europa también. Es la olla de cocción lenta original. Cocinar con un crock-pot es una experiencia única. No deberías negar este placer a tus papilas gustativas.

Elegir el Crock-Pot adecuado es esencial. Están disponibles en diferentes tamaños, así que tienes que decidir para cuántas personas lo necesitas. ¿Cocinarás solo para dos? ¿O vas a preparar una gran cena para toda la familia? ¡Hay un Crock-Pot para cada situación!

¿Cómo funciona una olla de cocción lenta?

Una olla de cocción lenta es una olla eléctrica con una tapa de vidrio y un elemento calefactor. Los ingredientes en el interior de la olla de cocción lenta se cuecen, hierven y guisan a una temperatura constante de hasta 96 grados centígrados. Según el plato y la configuración que utilices, tardará entre cuatro y diez horas. El uso de la olla de cocción lenta tiene ventajas sorprendentes:

1: no tienes que estar presente durante la cocción

Una de las mejores propiedades de una olla de cocción lenta es que no tienes que quedarte al lado mientras cuece. Puedes encenderla e irte con seguridad a trabajar, porque los Crock-Pots están extremadamente bien protegidos. Dada la temperatura baja y constante, no se acumula presión en el interior. ¡Deja que la olla de cocción lenta haga su trabajo como es debido!

2: ahorras tiempo

Cuando llegas a casa tarde de trabajar, no quieres esclavizarte en la cocina antes de cenar. Cocinar patatas, verduras y carne sazonada ya no te llevará largas horas. La olla de cocción lenta te evitará ese problema. Por la mañana, añades todos los ingredientes, y cuando vuelves del trabajo tu comida está lista. Solo te queda poner la mesa, aunque también puedes hacerlo por la mañana, ¡claro está!

3: comerás más sano y con mejor sabor

Una de las grandes ventajas de la cocción lenta es que el sabor y los nutrientes se conservan bien. Debido a la alta calidad de la capa interior, ni siquiera tienes que usar aceite para ponerte a cocinar. Basta con un poco de agua. Así pues, ¡una olla de cocción lenta es más saludable por diversas razones! ¡Crock-Pot ha añadido unas cuantas recetas deliciosas al manual para que empieces de inmediato!

4: es fácil de limpiar

Limpiar un Crock-Pot es sencillo. Si añades un poco de agua al empezar a cocinar, nada se pegará a su interior. Te ahorrará mucho trabajo de limpieza. Puedes meterla en el lavavajillas, pero te aconsejamos que lo hagas a mano. De esta manera, ¡podrás disfrutar de tu Crock-Pot durante mucho tiempo!