Tienes un navegador web muy anticuado. Es posible que el sitio web no funcione correctamente.

¿Cómo se desmonta una navaja de forma correcta?

Desmontar y volver a montar una navaja es un arte en sí mismo. Puede ser necesario reemplazar una pieza para poner a punto tu cuchillo, o para una limpieza a fondo. Sin embargo, a menudo vemos que esto va mal. Como resultado, los tornillos se desprenden o se producen otros problemas. Por eso nos encanta darte algunos consejos sobre cómo desmontar correctamente un cuchillo.

Descargo de responsabilidad

Antes de comenzar: siempre desmontas una navaja bajo tu propio riesgo. Knivesandtools y/o el fabricante de la navaja o de las piezas que utilizas no son responsables de los daños causados a las piezas, las lesiones o los daños consecuentes.

Además, en muchas marcas la garantía expira en el momento en que uno mismo empieza a manipular la navaja. Así que antes de ponerte en marcha comprueba las condiciones de la garantía en la página web del fabricante o en el manual que viene con el cuchillo.

Paso 1: Tómate tu tiempo

¿Apretar rápidamente un tornillo? ¿Terminar rápidamente ese trabajo de limpieza antes de la cena? ¡Por favor, no lo hagas! Tienes que tomarte tu tiempo, de lo contrario es mejor que te detengas inmediatamente. La prisa crea desperdicio, y lo mismo se aplica aquí. Tómate tu tiempo, siéntate en tu puesto de trabajo o en la mesa de la cocina. No te estreses Tómatelo con calma.

Paso 2: Las buenas herramientas son la mitad del trabajo

No es únicamente un refrán, es sencillamente cierto. Ayuda tener un buen juego de destornilladores. Las navajas suelen estar aseguradas con los tornillos más pequeños. Lo que a su vez requiere tamaños de brocas pequeñas. Los tamaños que se suelen ver son: Torx T6, T8 y T10. Con estos puedes manejar la mayoría de las navajas.

Ten en cuenta que, a pesar de estos tamaños recurrentes, también se pueden utilizar otros tamaños. A veces esperamos, al primer intento, que una broca T6 lo haga bien. Hasta que utilices la T7, pruébala, y verás que está mucho más ajustada. Así que tómate tu tiempo y prueba siempre una talla más grande, por si acaso. Para saber con certeza que estás utilizando la broca correcta.

Traicioneros: Allen

Nos gustaría advertirte sobre los tornillos Allen, por si acaso. En concreto, siempre se corre el riesgo de que se trate de tornillos allen en pulgadas. Rick Hinderer Knives, por ejemplo, utiliza tornillos con tamaño de broca de 5/64". Puedes pensar que estás usando la llave Allen correcta, pero resulta que es métrica. Sí que se giran los tornillos, pero también se agrandan en secreto. Lo mismo ocurre con los cuchillos Chris Reeve, aunque estos vienen con buenas llaves Allen Wiha.

Elegir la marca adecuada

Ya has determinado las tallas que necesitas. Ahora te aconsejamos que utilices brocas o destornilladores de una buena marca. Las buenas brocas encajan mejor en los tornillos y no los dañan tan fácilmente. Para esto se aplica realmente lo siguiente: lo barato sale caro.

Algunos ejemplos de buenas marcas son Wiha y Wera.

Paso 3: ¡Empecemos! (Bueno, casi)

Buenas brocas, ¡comencemos! Bueno: aguanta un poco. Nos gustaría tomar otra precaución. Para garantizar que no rayes los tornillos más de lo necesario tenemos un truco genial: coge un trozo de una bolsa de plástico. En serio. Simplemente un trozo de plástico de una bolsa de plástico. Lo pones encima del tornillo y empujas la broca en él. El plástico amortigua un poco entre el destornillador y el tornillo para asegurarse de que es menos probable que se dañen los tornillos. Especialmente cuando se trata de tornillos de colores, esto es un gran cambio.

Paso 4: La técnica correcta

¿Broca de tornillo preparada? ¿Plástico preparado? ¡A trabajar! Pero hazlo de forma correcta. Coloca correctamente el destornillador en la cabeza del tornillo. Asegúrate de que el destornillador está recto. Ahora puedes girar suavemente el destornillador. Aumenta suavemente la presión y no trabajes como un poseso. ¿No puedes aflojarlo? ¡Para! Forzarlo no es nunca una buena idea.

Paso 5: Prestar atención a Loctite

Bien, ¿entonces no puedes aflojar el tornillo? Deja de intentar aflojarlo. Sí, simplemente nos detenemos. Lo más probable es que se trate de Loctite o cualquier otro agente de fijación de tornillos. Se trata de un tipo de pegamento que los fabricantes añaden al hilo de los tornillos para evitar que se aflojen.

A veces se utiliza mucho Loctite, o un tipo de Loctite fuerte, lo que hace difícil aflojar el tornillo. ¿Y qué pasa si sigues adelante? Lo más probable es que destruyas el tornillo. No: esto tiene poco que ver con la calidad de los tornillos. Porque los tornillos "blandos" no significan "mala calidad". Los tornillos de titanio son concretamente una característica de primera calidad, pero también son relativamente blandos. Entonces, ¿qué haremos para lidiar con el Loctite? Bueno: hay varias opciones.

Un golpe bien dirigido

Lo que puedes hacer es poner el cuchillo plano sobre la mesa y colocar el destornillador verticalmente en el tornillo. Utiliza la mano y golpea la parte posterior del destornillador. En algunos casos esto ya es suficiente para romper el Loctite. No obstante, asegúrate de que el destornillador está bien sujeto en el tornillo. No podemos decirlo con suficiente frecuencia. También es bueno saber: pon algo suave debajo del cuchillo. Como una alfombrilla de ratón, por ejemplo. O un trozo de cuero.

El calor debilita

Otra opción para que no te moleste el Loctite es calentarlo. Ahora te oigo pensar: ¿pero cómo? El Loctite es una parte del cable del tornillo, ¿verdad? ¡Sí! Así que tienes que hacer esto bien.

Hay gente que ha utilizado un secador de pelo o incluso un quemador de pintura. No preferimos utilizar ninguno de esos métodos. Sí, el aire caliente calentará los tornillos y ablandará el Loctite. Pero con los mangos de plástico también podrías acabar fundiendo las cachas. Mantén tu mano cerca de un secador de pelo, bastante caliente, ¿verdad?

¡Tenemos una manera mejor! Utilizamos una taza de agua caliente. ¡No agua hirviendo! Simplemente agua caliente del grifo. Coloca el cuchillo dentro durante un par de minutos y, en muchos casos, notarás que el Loctite se ha ablandado. Aflojar un tornillo será un juego de niños después de eso. Como el agua envuelve completamente los tornillos, la transferencia de calor es excelente. Además, las cachas de plástico no se calientan. ¿Sigue siendo difícil aflojar el tornillo? Déjalo en remojo un poco más. O combinar esta técnica con otro golpe en la parte posterior del destornillador como se ha mencionado anteriormente.

Nota: Asegúrate de que después de desmontar la navaja todas las piezas estén bien y secas cuando la vuelvas a montar.

Técnica caliente para expertos

Otra opción es una técnica que requiere un poco más de habilidad y herramientas. Si sabes lo que estás haciendo puedes, MUY SUAVEMENTE, usar un soldador para calentar el tornillo que está atascado. De este modo, se calienta únicamente el tornillo que está atascado, y nada más.

Aquí hay que tener en cuenta algunas cosas importantes: ¿el tornillo está mejorado con un revestimiento? Si es así, no lo hagas porque quemarás el recubrimiento del tornillo. ¿Tornillos de titanio? No lo hagas, el calor puede anodizar el titanio del tornillo. Lo mismo ocurre con un mango de titanio alrededor del tornillo, si no se tiene cuidado. Si se trata de un mango de plástico o de un material compuesto, hay que tener cuidado de no quemar o fundir el mango. También recomendamos limpiar adecuadamente la punta del soldador. Al fin y al cabo, no querrá estañar tus tornillos.

Es un método bastante propenso a los errores. Así que ten mucho cuidado y no lo hagas si no sabes lo que estás haciendo. Sin embargo, también es el método para los tornillos que están bien asegurados. Pero lo haces bajo tu propio riesgo. Ten cuidado.

Paso 6: Organizar

Has aflojado los tornillos. ¡Genial! Ahora es importante no perderlos. Recomendamos, antes de desmontar el cuchillo, dibujar un esquema del mismo en un papel. Dibuja también los tornillos y colócalos en el lugar correcto del papel cuando los retires. Así te aseguras de que todos los tornillos permanezcan en el lugar correcto, lo que (a menudo) facilita su ajuste al ensamblar.

Paso 7: Limpiar y/o cambiar y/o lubricar

El cuchillo está desmontado, ahora es el momento de hacer aquello para lo que has desmontado el cuchillo. Lo que básicamente se hace siempre es: limpiar. Coge un pañuelo de papel o una toalla de papel y frótalo todo con cuidado. En el caso de los rodamientos de bolas, asegúrate de no perder las bolas y, en el caso de las arandelas de bronce fosforado, no las dobles ni las deformes.

¿Estás pensando en sustituir los tornillos? Un bonito conjunto de Flytanium, por ejemplo. Se recomienda probarlos primero "en tierra firme". Coloca los tornillos en los casquillos para asegurarte de que encajan correctamente. Por lo tanto, hay que asegurarse de no forzar el alambre del tornillo mientras se ensambla el cuchillo. Sobre todo si también tienes previsto sustituir las cachas, es bueno saber de antemano que todo encaja.

¿Has hecho todo lo que tenías que hacer? Es hora de lubricar. Nos encanta el polivalente Nano-Oil 10W. Pero para las arandelas de bronce fosforado no se puede superar la grasa fluorada de Chris Reeve Knives. Y algunos cuchillos con rodamientos de bolas funcionan muy bien con Grasa Nano, de Aceite Nano. Para todos estos lubricantes se aplica lo siguiente: ¡menos es más! Demasiada grasa únicamente atrae más suciedad. Algo que quieres evitar. Tampoco te olvides de labola detente.

Paso 8: Montaje

¿Todo bien y limpio? ¿Grasa a punto para todas las piezas móviles? Es el momento de volver a poner todo en su sitio. Asegúrate de volver a montar todo con cuidado. Apretar a mano suele ser suficiente. Si es necesario, utiliza una pequeña gota de agente de fijación de tornillos. Para centrar correctamente la hoja puede ser necesario variar el apriete de los tornillos. Hay que acostumbrarse y probarlo.

Paso 9: la doble comprobación

Antes de volver a utilizar tu cuchillo, es importante que compruebes si sigue siendo fácil abrirlo. Y lo que es más importante: comprueba si la cerradura funciona. Al fin y al cabo, no querrás que el cuchillo se cierre accidentalmente durante su uso porque hayas olvidado una pieza o no hayas apretado bien un tornillo.

Eso es todo: está hecho y bien montado. ¡Bien hecho!

Un par de observaciones finales

No podemos repetirlo lo suficiente: desmonta un cuchillo únicamente cuando sea realmente necesario. A menudo se puede limpiar una navaja sin desmontarla.

Cuando desmontes y montes un cuchillo, no fuerces nada. Para muchas marcas no es tan fácil conseguir tornillos nuevos. Y cuando uno mismo daña los tornillos casi nunca es parte de la garantía.

La garantía en sí misma es una cosa: para muchas marcas la garantía expira tan pronto como se desmonta el cuchillo. Así que lo repetiremos una vez más: consulta previamente la página web del fabricante para saber más sobre sus condiciones.

No todos los cuchillos son fáciles de (des)montar. Algunos cuchillos son mucho más difíciles de construir de lo que cabría esperar en un principio. Hemos visto cuchillos en los que el tornillo de la parte exterior puede parecer el pivote, pero únicamente funciona como un tornillo para asegurar la cacha, mientras que un tipo de perno debajo de la cacha funciona como el pivote. Los muelles de una cerradura Axis también pueden ser complicados. Por no hablar de algunas versiones de apertura asistida.

Temas relacionados
Envío
dhl
Métodos de pago
payment-visa
payment-mastercard
payment-paypal
payment-sofortueberweisung
ESEspaña