El cuidado de tu navaja

Cuando compras una navaja quieres usarla durante mucho tiempo. Por eso, el mantenimiento es muy importante. Limpiar la navaja es el primer paso, el segundo es engrasarla y el tercero es volver a montarla con cuidado.

Nota: La apertura de la navaja se realiza bajo tu propia responsabilidad. Antes de abrir tu cuchillo, te recomendamos que leas primero las condiciones de garantía del fabricante. Por ejemplo, hay marcas que han determinado que si el cuchillo se abre la garantía caduca.

Desmontaje de la navaja

Para cuidar adecuadamente tu navaja debes desmontarla. En la mayoría de los casos, la navaja se puede montar con un tornillo torx, allen o plano. Es importante utilizar un destornillador que encaje. Así evitarás que el tornillo y el cuchillo se dañen. ¿No tienes un destornillador torx o allen adecuado? Vendemos juegos completos de llaves torx y allen con todos los tamaños pequeños que suelen encontrarse en las navajas.

Los tornillos que se extraen de la navaja suelen ser muy pequeños y muy difíciles de pedir por Internet. Por lo tanto, debes asegurarte de no perderlos. Lo mejor es sentarse en la mesa (de la cocina) y colocar en un papel todos los tornillos que se retiran en un orden determinado. Por lo tanto, puedes destacar en ese trozo de papel de dónde procede el tornillo. Traza, por ejemplo, la forma del cuchillo en un papel y utiliza flechas para indicar a qué lugar pertenece cada tornillo.

Ten mucho cuidado con la apertura asistida. El muelle que se coloca en el interior puede salirse antes de que hayas averiguado dónde debe ir todo. Acabarás sentado en esa misma mesa (de cocina) con las manos o el papel lleno de tornillos o muelles, sin tener ni idea de cómo volver a montarlo. También hay que tener cuidado cuando se trata de cuchillos que han sido mejorados con rodamientos de bolas. Cuando esos se caen.. Bueno, digamos que no es bonito.

Hay navajas que no se pueden desmontar, como muchas navajas suizas. Leatherman no permite desmontar las multiherramientas Leatherman porque la marca no puede garantizar que una vez que lo hagas, todo siga funcionando sin problemas y siga siendo seguro de usar. En ese caso, es fundamental limpiar lo mejor posible todas las piezas móviles por fuera y engrasarlas regularmente.

Limpieza de la navaja

Para limpiar todas las partes separadas de tu navaja, solamente necesitas una camiseta vieja o una toalla de papel. Cuando hayas eliminado la mayor parte de la suciedad puedes después, añadiendo un par de gotas de aceite, volver a limpiar las piezas para eliminar realmente toda la suciedad. Para ello recomendamos Benchmade Blue Lube Cleanser. Sobre todo si llevas a menudo tu navaja en los vaqueros, seguro que encontrarás mucho polvo en el interior de tu navaja. También debes asegurarte de limpiar correctamente las arandelas, esa parte del cuchillo que garantiza que se abra y se cierre con suavidad.

Cuando limpies la hoja, ten cuidado, no queremos que acabes en urgencias. Al fin y al cabo, aunque lo hayas desmontado, el cuchillo sigue estando afilado.

Engrasar la navaja

Cuando se limpia un cuchillo también se elimina una parte del aceite. Por lo tanto, es importante añadir grasa a tu cuchillo para asegurarte de que seguirá abriéndose y cerrándose con suavidad. Para engrasar tu navaja recomendamos el lubricante Benchmade Blue Lube o el Eden Oil Pen. Lo más importante a la hora de engrasar una navaja es que sea económica. Solo un par de gotas de aceite son suficientes para que tu cuchillo funcione sin problemas durante meses. Cuando se utiliza demasiado aceite, este puede empezar a gotear. O puede atraer una cantidad adicional de polvo, lo que significa que tu cuchillo tendrá que ser limpiado más a menudo. Añade una fina capa de aceite a todas las piezas móviles y tu cuchillo funcionará perfectamente durante mucho tiempo.

Cuando limpies un cuchillo mejorado con apertura asistida no olvides el muelle. Cuando el muelle no ha sido engrasado puede empezar a hacer ruido entre el revestimiento y el mango. Esto podría ocurrir con los cuchillos de Zero Tolerance. Afortunadamente, esto se puede solucionar fácilmente con un poco de lubricante de silicona. El petróleo no servirá de mucho aquí. Cuando añadas un poco de lubricante de silicona al muelle, dejará de hacer ruido y volverá a funcionar sin problemas.

Montaje de una navaja

Una vez limpiadas y engrasadas todas las piezas de la navaja, es el momento de volver a montarla. Si todo ha ido según lo previsto, todavía sabrás dónde van todos los tornillos. Los mangos y el clip de bolsillo (si hubiera uno) pueden montarse simplemente en el mango. El pivote es un tornillo al que deberías prestar un poco más de atención. En definitiva, hay que intentar averiguar cómo se abre y se cierra la hoja al añadir el pivote. Atornilla ligeramente el pivote y prueba el mecanismo de apertura y cierre. ¿Demasiado ligero? Es hora de volver a sacar el destornillador. ¿Demasiado fuerte? Basta con aflojar un poco el tornillo. Y cuando decimos un poco, queremos decir un poco. A veces, un ángulo de 15 grados puede marcar toda la diferencia del mundo.

Si limpias y afilas tu cuchillo con regularidad, podrás disfrutar de él durante muchos años.

Temas relacionados
Envío
dhl
Métodos de pago
payment-visa
payment-mastercard
payment-paypal
payment-sofortueberweisung
ESEspaña