Tienes un navegador web muy anticuado. Es posible que el sitio web no funcione correctamente.

Haz tu pedido hoy y el envío será mañana
Envío gratis a partir de 50 €
Período de devolución ampliado hasta el 31 de enero de 2023
Nuestros clientes nos califican con 5 estrellas

Tipos de prismáticos

La mayoría de los instrumentos de visión están formados por dos monoculares que se montan en una montura para formar un par de prismáticos. Cada mitad se compone de un ocular (la parte por la que se mira) y un objetivo (el sistema de lentes situado en la parte posterior de los prismáticos). Entre el ocular y el objetivo se encuentra el sistema de prismas, que garantiza la proyección de una imagen invertida en posición vertical. El prisma también acorta el recorrido óptico, lo que da lugar a una construcción más elegante y compacta.

Hay dos tipos de prismas. El prisma Porro asegura que el ocular y el objetivo estén desplazados o no alineados entre sí. El diseño del prisma de techo permite que el ocular y el objetivo estén alineados entre sí, lo que da lugar a una construcción más elegante y compacta. Los prismáticos con prisma de techo son bastante más difíciles de fabricar, por lo que son más caros que los prismáticos con prisma de Porro. Sin embargo, una de las ventajas es que es más fácil sellarlos, haciéndolos herméticos y menos susceptibles al polvo y a los daños en las lentes internas.

Hay prismáticos con sistema de enfoque central y otros con sistema de enfoque individual. (Ver "Enfoque").

Un instrumento de visión monocular es en realidad la mitad de un par de prismáticos. La mayor ventaja es que es fácil y cómodo de llevar. Puedes meterlo fácilmente en tu bolsillo o bolso y tenerlo siempre a mano. Un monocular está muy bien como visor adicional, pero no es ideal si quieres algo para un uso más intensivo. No obstante, sigue siendo un placer tener un monocular de alta calidad. E incluso algunos de los delgados "modelos de pluma" son a veces asombrosamente buenos, a pesar de todas las limitaciones.

Además de los prismáticos normales, también hay telescopios disponibles en el mercado. Son visores monoculares con un factor de aumento (muy) alto que oscila entre 20 y 75x. Los telescopios no entran en esta gama y no se suelen utilizar debido a su construcción y a su elevado factor de aumento. De hecho, sólo pueden utilizarse con un trípode. Su potente factor de aumento los hace ideales para la observación de aves, pero no verás a nadie utilizarlos en un concierto de pop.

En resumen, antes de comprar tu par de prismáticos ideal (que, por supuesto, no existe), debes tener en cuenta muchas cuestiones, por ejemplo, para qué quieres utilizar los prismáticos, cuáles son tus requisitos mínimos y cuánto dinero estás dispuesto a gastar. Tómate el tiempo necesario para reunir toda la información que necesitas y no te decepcionará tu compra.