Tienes un navegador web muy anticuado. Es posible que el sitio web no funcione correctamente.

Mantenimiento de la sartén

Para mantener las sartenes en buen estado es importante cuidarlas. Según el material y la capa antiadherente, requieren un tratamiento diferente. En general, es mejor lavarlas a mano en lugar de meterlas en el lavavajillas. Los detergentes de las pastillas para lavavajillas son mucho más agresivos que el líquido para lavavajillas.

Sartenes de acero inoxidable:

Una sartén de acero inoxidable es increíblemente fácil de usar. Puedes meterla en el lavavajillas y limpiarla con un estropajo. Limpio es limpio. Puedes dejarla sucia durante la noche y no tienes que preocuparte. Limpiarla al día siguiente también servirá.

Los mangos de plástico pueden decolorarse un poco al meterlos en el lavavajillas. Con sartenes de buena calidad esto no ocurrirá rápidamente y no influye en las propiedades de cocción.

Sartén con revestimiento antiadherente de teflón:

La principal ventaja de utilizar un revestimiento antiadherente, por supuesto, es que los alimentos no se pegan a la sartén. El revestimiento antiadherente de teflón, que en realidad es una marca de politetrafluoroetileno (PTFE), debe tratarse con cuidado si se quiere utilizar durante un largo periodo de tiempo. No hay utensilios que puedan rayar el interior de la sartén. No se pueden utilizar cuchillos, espátulas metálicas ni estropajos. Con lavarla, ya sea en el lavavajillas o no, debería ser suficiente porque no se pegará nada a la superficie.

Si por alguna razón algún residuo sigue pegado a la superficie, un producto ácido te ayudará a eliminarlo. Cocinar un poco de vinagre dentro de la sartén hará el truco.

Hay que evitar grandes cambios de temperatura en la sartén. No retires una sartén de una fuente de calor y utilices directamente agua fría para enjuagarla. Esto puede dañar la capa de teflón.

Sartén con revestimiento cerámico antiadherente:

Un revestimiento antiadherente de cerámica es mucho más duro y menos vulnerable que un revestimiento de teflón. Eso significa que puedes fregar un poco más fuerte cuando la limpies. Se suele decir que los estropajos y las espátulas metálicas no dañan el revestimiento, pero nuestro consejo es que tengas un poco de cuidado. Utiliza siempre una esponja para limpiarla. Como el material de la sartén es tan duro, hay un mayor riesgo de dañarla. Si tienes cuidado, podrás disfrutar de tu sartén durante años y años.

Sartén de chapa de acero:

Una sartén de chapa de acero es un producto muy sencillo. Está hecha de hierro al 100%. Con el tiempo, la sartén se ennegrece automáticamente debido al uso. De hecho, incluso debería estar "quemada". La capa negra, o pátina, funciona como un revestimiento antiadherente. La capa puede durar toda la vida. Es importante limpiar la sartén con agua, sin usar detergente. Después de la limpieza se debe secar inmediatamente y se puede engrasar un poco. De lo contrario, el acero se oxidará. Cuando hay manchas que no se pueden eliminar fácilmente, un cepillado con un poco de sal gruesa puede servir.

Incluso un "drama" de cocina no es el fin del mundo para la sartén. En el peor de los casos, hay que limpiar toda la sartén con un cepillo y volver a quemarla. Una sartén con revestimiento de teflón habría que tirarla después de un problema así.

Sartén de hierro fundido:

Un hierro fundido está hecho para la vida. Lo único que puede ir realmente mal con la sartén, es que si se te cae, el hierro puede agrietarse o romperse. Por lo tanto, trata siempre una sartén de hierro fundido con cuidado. Deja que se enfríe antes de ponerla bajo el grifo frío. Lo mejor es lavarla a mano sin detergente. Sobre todo cuando se trata de hierro fundido puro, que tiene una capa de esmalte protectora adicional. Cuando la laves a mano, el detergente no hará mucho daño. Después de limpiar la sartén secándola y dándole un poco de aceite se evita la oxidación. Si aparece óxido, un estropajo puede ayudarte.

Sartén de cobre:

Los cocineros profesionales suelen utilizar sartenes de cobre para hacer salsas. No utilices nunca objetos afilados en una sartén de cobre. La limpieza puede realizarse fácilmente con agua tibia y un detergente. Cuando los alimentos se pegan mucho al fondo de la sartén, es mejor dejarlos en remojo durante medio día.

Muchas sartenes de cobre tienen una capa de acero inoxidable en su interior. Hace que la sartén sea menos vulnerable tanto a los daños como, por ejemplo, a las reacciones químicas entre el cobre y ciertos elementos de los alimentos. En cualquier caso, es importante tratar las sartenes con cuidado. Teniendo en cuenta su precio, querrás disfrutar de ellas toda la vida.

El exterior de las sartenes se puede pulir para que vuelva a quedar como nuevo. Se trata sobre todo de un mantenimiento estético. ¡Unas sartenes tan bonitas se lo merecen!

Platos de cerámica (horno):

La cerámica es muy fácil de limpiar. Se puede limpiar mejor en el lavavajillas o a mano. El mayor riesgo es que se caiga y se rompa. ¡Así que ten cuidado y todo saldrá bien!

Temas relacionados
Envío
dhl
Métodos de pago
payment-visa
payment-mastercard
payment-paypal
payment-sofortueberweisung
ESEspaña