Tienes un navegador web muy anticuado. Es posible que el sitio web no funcione correctamente.

¿Cómo se manejan los prismáticos?

Un buen par de prismáticos es un instrumento impresionante y práctico. Para sacar el máximo partido a tus prismáticos es bueno saber qué debes y qué no debes hacer. No sólo hará que el uso de tus prismáticos sea mejor, sino que lo disfrutarás mucho más tiempo.

Mantén las lentes limpias

Para garantizar una imagen nítida, es fundamental que mantengas limpias las lentes frontales y la lente más cercana a tu ojo. Elimina inmediatamente el polvo, la suciedad, el aceite y la grasa, antes de que se acumulen. De este modo, evitarás que más adelante tengas que limpiar una gran cantidad de suciedad sobre tus lentes, lo que podría provocar rasguños. Acostúmbrate a limpiar los objetivos con un bolígrafo para objetivos y/o un paño de limpieza antes de poner las tapas protectoras.

No los dejes caer

Los prismáticos están construidos para durar, pero definitivamente no son indestructibles. Si tratas tus prismáticos de forma brusca o los dejas caer, corres el riesgo de sufrir daños internos. Como resultado, se puede interrumpir la colimación del par. Además, podrías dañar las copas oculares, por no hablar de los daños estéticos. Un par de prismáticos es un instrumento de precisión portátil que merece un poco de atención.

Humedad y luz solar

Muchos prismáticos son resistentes al agua. Aun así, no te servirán de mucho bajo el agua. Sin embargo, te asegurarás de que puedan soportar duchas o una inmersión desafortunada en el agua. De todas formas, nunca debes tentar a la suerte. Si tu par se ha mojado, puedes simplemente secarlo un poco con un paño y luego dejarlo secar a temperatura ambiente. ¡No los pongas a la luz directa del sol! Esto podría causar condensación, algo que quieres evitar. Deja que los cubos se sequen bien durante un par de días.

Nunca mires directamente al sol con los prismáticos. Puedes causar daños irreparables en tus ojos e ¡incluso quedarte ciego! Tampoco dejes tus prismáticos al sol durante mucho tiempo. O en el salpicadero de tu coche. La carcasa de goma podría agrietarse y no se puede descartar la condensación. Especialmente en el salpicadero de tu coche las temperaturas pueden subir rápidamente. En verano es posible alcanzar entre 40 y 50 grados centígrados.

No mires a través del par cuando camines

Caminar cuando se mira con prismáticos puede ser muy peligroso. Las distancias son difíciles de evaluar y se corre el riesgo de pasar por alto los obstáculos.

Utiliza un trípode

Cuando utilices tus prismáticos durante un periodo de tiempo prolongado, notarás que te cansarás rápidamente. Mantenerlos fijos también será más difícil. Sin embargo, muchos prismáticos pueden utilizarse también con un trípode. Dependiendo del tipo de par que tengas necesitas un adaptador. Con un trípode puedes mirar un objeto durante más tiempo sin que los brazos se cansen. También es práctico, por ejemplo, cuando quieres tomar notas de las cosas que estás viendo.

Glosario de prismáticos

Si sigues estos consejos, podrás disfrutar de tus prismáticos de por vida. ¿Quieres saber más sobre las cualidades y términos técnicos de los prismáticos? ¿Por qué no consultas nuestro glosario de prismáticos?

Temas relacionados
Envío
dhl
Métodos de pago
payment-visa
payment-mastercard
payment-paypal
payment-sofortueberweisung
ESEspaña