Tienes un navegador web muy anticuado. Es posible que el sitio web no funcione correctamente.

¿Has pedido antes de las 15:30? Enviado hoy
Envío gratis a partir de 75 €
Devoluciones gratis en un plazo de 30 días
Nuestros clientes nos califican con 5 estrellas

Cómo ajustar tus prismáticos

Ajustar los prismáticos puede resultar difícil. Puede que veas bordes negros, que no consigas enfocar la imagen o que tengas otros problemas. Te daremos una explicación completa del funcionamiento de tus prismáticos.

¿Qué significa ajustar los prismáticos?

Hay algunas partes de un par de prismáticos que debes ajustar para poder ver a través de ellos con claridad. Tendrás que ajustar las copas de los ojos y la anchura. Además, es posible que tengas que ajustar la dioptría, si tus prismáticos disponen de esta opción. Con el ajuste de dioptrías puedes compensar la graduación de tus gafas y la posible diferencia de graduación entre tus ojos. Por último, tendrás que enfocar la imagen.

Un término que quizás haya visto antes es "ajuste del prisma binocular". Esto es muy difícil de hacer, y no es algo que puedas hacer tú mismo. Para ello, tendrás que acudir a un taller profesional o devolver los prismáticos al fabricante. Allí podrán ajustar correctamente el prisma de los prismáticos.

Para ajustar los prismáticos, deberás seguir estos pasos:

Paso 1: Ajuste de las copas oculares

¿Llevas gafas o no? Los prismáticos casi siempre tienen copas oculares que se pueden girar hacia dentro y hacia fuera o que se pueden voltear hacia arriba. Estas copas oculares garantizan que la distancia entre tus ojos y los prismáticos sea la correcta. Esto es importante, porque si esta distancia es incorrecta, verás una imagen incompleta o te perderás algo de luminosidad. Si llevas gafas, tendrás que girar o doblar las copas oculares. Si no llevas gafas, tendrás que darles la vuelta o sacarlas.

Paso 2: Ajustar la anchura correcta

Es importante ajustar la anchura de los prismáticos (más concretamente, la distancia entre los oculares) a la distancia entre tus ojos. Puedes hacerlo acercando o alejando las dos partes de los prismáticos. Mira un objeto a gran distancia y ajusta la anchura de los prismáticos de modo que tengas una imagen completa y redonda con ambos ojos por separado. Si has ajustado bien los prismáticos, verás lo mismo con cada ojo.

Puedes comprobarlo cerrando uno de los ojos y mirando a través de los prismáticos con el otro, sin mover los prismáticos.

Paso 3: Ajuste de las dioptrías

El ajuste de dioptrías te permite compensar la graduación de tus gafas y la posible diferencia de graduación entre tus ojos. Este ajuste suele estar en el ocular derecho, pero a veces se encuentra detrás del botón central de enfoque. A veces se puede ajustar la dioptría tirando del botón central de enfoque.

Procede del siguiente modo: Elige un objeto a una distancia razonable y enfoca con el foco central para el ojo izquierdo (mantén el ojo derecho cerrado o, mejor aún, sostén la mano delante del ocular derecho).

A continuación, cierra el ojo izquierdo o coloca la mano delante del ocular izquierdo y utiliza el ajuste de dioptrías para enfocar el ojo derecho.

Paso 4: Enfocar los prismáticos

Sólo te queda centrarte en el objeto que estás mirando. Hazlo para que veas una imagen nítida. Si estás ligeramente desviado, tus ojos intentarán compensarlo y, a veces, seguirás viendo una imagen nítida, pero esto cansa a tus ojos.

Ajustar los prismáticos más a menudo

Ya has terminado de ajustar los prismáticos. Es posible que tengas que volver a hacerlo en el futuro. Quizá le prestes tus prismáticos a alguien y tengas que ajustarlos a tus propios ojos. Por lo tanto, ten en cuenta que probablemente pasarás por estos pasos más a menudo.