Tienes un navegador web muy anticuado. Es posible que el sitio web no funcione correctamente.

¿Has pedido antes de las 15:30? Enviado hoy
Envío gratis a partir de 50 €
Período de devolución ampliado hasta el 31 de enero de 2023
Nuestros clientes nos califican con 5 estrellas

¿Por qué las pilas alcalinas tienen a veces fugas?

Pregunta a Knivesandtools:

Las pilas alcalinas de mi linterna empezaron a gotear. ¿Cómo es posible?

Respuesta de Knivesandtools:

Las potentes linternas de LEDs ponen a prueba las baterías de las penlitas. Hemos medido cargas de hasta 2,7 Ampère, ¡y eso es mucho!

Las pilas alcalinas pueden producir esa energía durante un corto periodo de tiempo, pero su alta resistencia interna hace que se agoten mucho más rápido de lo esperado y pueden calentarse.

Hemos medido temperaturas de 64 grados en una Fenix L2D (tipo de 2008) y 55 grados en los modelos más nuevos LD20 (tipo de 2011). En este último caso, el LED más moderno genera menos calor, lo que significa que las baterías no se calientan tanto.

La alta carga y la elevada temperatura de las pilas aumenta el riesgo de fugas, lo que significa que las fugas de las pilas en las linternas se producen con mucha más frecuencia que, por ejemplo, en un reloj. Las fugas también se producen regularmente con las marcas A, como Duracell y Energizer.

Las posibilidades de que una pila tenga una fuga aumentan cuando las pilas permanecen en un dispositivo, sin que se utilicen. ¿No estás usando tu linterna? Retira siempre las pilas para garantizar que no puedan empezar a tener fugas.

Consecuencias de la fuga de pilas alcalinas

Las consecuencias de las fugas pueden ser graves. El fluido alcalino que se escapa de una pila alcalina dañará gravemente el aluminio.

El interruptor de la linterna, por ejemplo, puede verse afectado fácilmente. A veces, las linternas se devuelven incluso con las pilas atascadas en su interior debido a las fugas.

¿Qué puedes hacer cuando tu batería tiene una fuga?

Una vez que la batería ha empezado a gotear no puedes remediarlo. Retire la batería del dispositivo en el que se encuentra para no dañarlo. Protege siempre tus manos y tu cara al hacerlo.

Coloca la pila con fugas en dos bolsas de plástico y entrégala en un punto de recogida o centro de reciclaje. Después es importante limpiar la fuga. Las diferentes baterías pierden diferentes tipos de ácido. El voltaje indicado en la batería te dará una indicación adecuada de qué tipo de batería es. Las pilas alcalinas tienen un voltaje a un múltiplo de 1,5 voltios. Una batería de litio tiene un voltaje a un múltiplo de 3 a 3,7 voltios. Una batería de níquel-cadmio tiene un múltiplo de 1,2 voltios y una batería de plomo-ácido un múltiplo de 3 voltios.

Pila alcalina: este tipo de ácido es mejor limpiarlo con un bastoncillo de algodón con vinagre o zumo de limón. Lo mueves sobre los lugares donde la batería tenía fugas. Neutralizará el ácido.

Batería de litio: puedes eliminar este ácido simplemente con un paño de cocina húmedo. Para ello puedes utilizar agua del grifo.

Batería de níquel-cadmio o batería de plomo-ácido: el ácido de estas baterías es fuerte y puede afectar a muchos materiales. Utiliza siempre guantes y gafas de seguridad. Cubres el ácido filtrado con bicarbonato de sodio hasta que deje de burbujear. A continuación, utiliza bicarbonato de sodio y agua para eliminarlo. Pon también el bicarbonato de sodio en la bolsa que contiene la pila con fugas antes de cerrarla correctamente.

Evitar las fugas

La mejor manera de evitar las fugas es utilizar pilas diferentes. Las baterías recargables de NiMH son la mejor opción. Son potentes y no tienen fugas. Lee más sobre las pilas recargables de NiMH aquí. ¿Aún quieres usar pilas alcalinas? Hay que tener en cuenta que empiezan a gotear.

Por eso, siempre hay que quitar las pilas de la linterna cuando no la utilices y sustituir inmediatamente las pilas agotadas. Tampoco mezcles nunca las pilas usadas con las nuevas o con las de diferentes marcas. Esto aumentará el riesgo de fugas.

La colocación adecuada de las pilas también ayuda. Coloca primero el lado negativo y luego el positivo. ¿Has quitado las pilas? Primero se retira el lado positivo y luego el negativo. Guarda siempre las pilas vacías en algún lugar seco, en lugares con temperaturas máximas. 15 a 17 grados. Piensa, por ejemplo, en un sótano, un garaje o un trastero fresco.

Finalmente:

Las pilas vacías son residuos químicos. No los tires a la basura, entrégalos en tu tienda de bricolaje o en un punto de recogida de residuos químicos. Sólo requiere un pequeño esfuerzo, pero será beneficioso para muchos.