Pedido hoy, lo enviamos mañana Envío gratis a partir de 50 € Devoluciones gratis en un plazo de 30 días
Cuchillos de cocina &
utensilios de corte
Sartenes &
baterías de cocina
Afilado &
mantenimiento
Navajas &
multiherramientas
Linternas
& pilas
Prismáticos
& scopes
Al aire libre
& equipo
NovedadesOfertas
& descuentos
Home Prismáticos & scopes Eden Comprar prismáticos pequeños

Prismáticos & Scopes

Prismáticos compactos Eden

Los prismáticos compactos te ofrecen muchas ventajas. Al fin y al cabo, los binoculares compactos son mucho más ligeros y sencillos de llevar.

No tienes por qué llevar contigo otra bolsa para los prismáticos, sino que puedes guardarlos en el bolsillo del abrigo. Con unos binoculares compactos Eden, disfrutarás de todas las ventajas de un modelo grande sin tener que cargar con él. Ideales para ir de caminata, jugar al golf o montar a caballo.

Prismáticos 10x25 y 8x25

Unos prismáticos con una lente frontal de 25 mm caben fácilmente en la mochila, o incluso en un bolso. Aunque sea para llevarlos como repuesto en el coche, estos binoculares son perfectos. Dado el pequeño tamaño de la lente frontal, el peso y las dimensiones son muy limitados, y la exposición a la luz es también menor. La claridad de la imagen también se reduce un poco más rápido al atardecer que cuando se usa una lente frontal mayor. Sin embargo, durante una larga caminata, el hecho de que el accesorio no pese casi nada y sea tan compacto compensa con creces.

Prismáticos 8x32

Unos binoculares con un lente frontal de 32 mm son la relación perfecta entre el modelo de 25 mm, cuya exposición a la luz es menor, y el modelo más grande de 42 mm. Se conserva el tamaño compacto de unos prismáticos de 25 mm, pero en cuanto a calidad de imagen y claridad están casi a la par de unos de 42 mm. Como tal, unos prismáticos con lente frontal de 32 mm son el compañero perfecto para salir de caminata o de excursión. Unos binoculares completos, pero algo más manejables.

Monoculares 8x42 y 10x42

Un monocular Eden es ideal para disfrutar de una imagen de alta calidad con una herramienta compacta. Al tener una sola lente y un único ocular, se ahorra mucho peso. Y aun así, con una lente frontal de 42 mm verás mucho más claro al atardecer que con unos prismáticos compactos de 32 mm o 25 mm. Además de su bajo peso, un monocular también resulta práctico para seguir animales u otros elementos. Con un ojo sigues el objeto en movimiento y, cuando tienes una imagen clara, cambias al otro ojo para ampliarla con el monocular. Cuesta cierto tiempo acostumbrarse, pero en comparación con unos prismáticos normales, evita tener que retirar la vista con frecuencia para disponer de una perspectiva clara.