Tienes un navegador web muy anticuado. Es posible que el sitio web no funcione correctamente.

¿Cómo se mantiene una tabla de cortar de madera?

El mantenimiento de una tabla de cortar de madera a veces genera dudas entre nuestros clientes. Porque, ¿cómo asegurarse de que una bonita tabla de cortar de madera siga siendo bonita durante años?

Madera

Empecemos por el principio: la madera es un producto natural. Esto significa que ha sido bellamente moldeada por la Madre Naturaleza. También significa que tiene algunas propiedades naturales y peculiares. Una tabla de cortar de madera cumple su función. No nos referimos a que necesariamente sirva para llevar comida a la mesa, aunque puede servir para eso, por supuesto. Con una tabla de madera que funciona nos referimos a que se expande y encoge en función de la humedad y la temperatura. Está viva, por así decirlo. Por ello, pueden producirse grietas y huecos. Además de que estas grietas y huecos no son especialmente atractivos, también pueden convertirse en un lugar fácil para las bacterias. Algo que queremos evitar.

Efecto antibacteriano

Algunas personas dicen que una tabla de cortar de madera no es higiénica. De hecho, esto no es cierto. Al cortar, se harán pequeños surcos en la tabla, y las bacterias se acumularán allí. La cuestión es que una ranura en una tabla de cortar de plástico se cerrará (en parte) alrededor de la suciedad dentro de la ranura. Por lo tanto, al lavar la tabla, no se garantiza que se elimine toda la suciedad de las ranuras. En cambio, una tabla de cortar de madera no se cierra alrededor de la suciedad, sino que se abre durante la limpieza. De esta forma, puedes estar seguro de que lo sacarás todo de la ranura. Además de esto, el tanino de la madera ayuda bastante, al matar una gran parte de las bacterias.

Limpieza después del uso

Cuando hayas utilizado una tabla de cortar de madera, lo mejor es que la aclares y la limpies con un cepillo de cocina o con un paño. No es necesario utilizar siempre detergente para platos, pero se aconseja hacerlo después de cortar carne, aves o pescado crudos. Asegúrate de secar bien la tabla, guardarla mojada suele hacer que la madera siga trabajando. Su ética de trabajo es admirable, pero más vale que una tabla de cortar se lo tome con calma. Después de secarla, guárdala preferentemente en posición vertical. Es importante que la veta de la madera esté en posición vertical. Esto reduce en gran medida las posibilidades de deformación.

¿Se puede lavar una tabla de cortar de madera en el lavavajillas?

A una tabla de cortar de madera no le gusta en absoluto el lavavajillas. Es un abuso. La tabla sale súper mojada y caliente del lavavajillas y luego se enfría y se seca súper rápido. Eso es pedir a gritos que haya grietas. Por no hablar de las partículas corrosivas que se encuentran en el detergente del lavavajillas...

Aceitar una tabla de cortar de madera

Además de mantener limpia una tabla de cortar de madera, también es importante conservar la madera en condiciones óptimas. Para ello no hace falta ir a una pista de atletismo, un poco de aceite hace mucho. Si la madera está impregnada de aceite, se cierra y forma una capa protectora sobre la madera. Para aceitar una tabla de cortar de madera es mejor utilizar un aceite sin olor ni sabor. El aceite de almendras o de semillas de uva son buenas opciones. (Nota: no se recomienda el uso de aceite de almendras cuando se tiene alergia a los frutos secos). El aceite mineral blanco también es adecuado, pero recomendamos el uso de aceite para tablas de cortar. No utilices aceite de oliva porque se volverá pegajoso y asqueroso. Y envidentemente, esto no es lo que quieres.

Mantenimiento mayor

Cuando vayas a aceitar una tabla de cortar de madera, el primer paso es limpiar la tabla. Primero frota la tabla con jugo de limón o vinagre blanco. Espolvorea la sal (marina) por encima y coge una toalla de papel o un paño de cocina limpio. Frota la sal y el jugo de limón o el vinagre sobre la tabla y déjalo en remojo durante 15 minutos. Esto hace que la tabla de cortar quede bien limpia. Enjuaga la tabla de cortar y sécala con un paño o una toalla de papel. Es importante que la tabla esté bien seca antes de aceitarla. El aceite se absorberá mejor así.

La tabla ya está lista para ser aceitada. Echa un poco de aceite en la tabla y frótalo con un trozo de papel de cocina o un paño de cocina limpio. Deja que la tabla absorba muy bien el aceite antes de volver a utilizarla. Repite el aceitado después del tiempo de reposo y continúa hasta que la tabla ya no absorba aceite. Esto significa que el tablero está impregnado.

Mantenimiento menor

El proceso completo que incluye la limpieza con ácido y sal, solo es necesario hacerlo cada 2 a 4 meses (dependiendo de la frecuencia de uso). Entre tanto, basta con aceitar la tabla después de lavarla y secarla como se hace después del uso diario. De este modo, la madera se mantiene en condiciones óptimas, también en los momentos de mayor mantenimiento. Dependiendo de la frecuencia de uso, hazlo cada dos semanas, o una vez al mes. Cuando la tabla de cortar empiece a estar seca, sabrás que ha llegado el momento de aplicar una nueva capa de aceite.

Tabla de cortar para toda la vida

Si tratas tu tabla de cortar regularmente con algo de amor, atención y aceite, tú y tu tabla de cortar tendréis una larga y feliz relación.

Temas relacionados
Envío
dhl
Métodos de pago
payment-visa
payment-mastercard
payment-paypal
payment-sofortueberweisung
ESEspaña